Ducha íntima y solitaria.


La capacidad humana para imaginar es infinita y eso hago mientras me doy una ducha. En la soledad de mi baño, mientras el agua recorre mi cuerpo y la espuma acaricia mi coño, rememoro momentos íntimos y apasionados vividos a tu lado.

[singlepic id=1001 w=320 h=240 mode=web20 float=center]